marquee

Lo Último

lunes, 5 de diciembre de 2016


SENTENCIA AN | LA DISPOSICION TRANSITORIA TERCERA DEL CONVENIO ES VALIDA Y DE APLICACION


El último párrafo de la Disposición Transitoria Tercera establece lo siguiente:

“Dado el importante esfuerzo asumido por las representaciones sindical y empresarial para alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambas partes, que ha implicado un incremento de las tablas salariales del año 2016, se acuerda que, cuando una empresa obligada al pago de las cantidades resultantes de los incrementos pactados incurriera en impago de los mismos, en cualquier mensualidad, le será aplicada una penalización por incumplimiento de pago consistente en el 50 % de la cantidad debida, que se incrementará al principal de la reclamación que corresponda desde el día siguiente a la fecha del vencimiento, con independencia de su reclamación judicial y los intereses legales que cada pago genere.”

Con esta disposición, los negociadores, trataron de impedir que empresas del sector no abonaran a sus plantillas las subidas pactadas en el convenio mediante el abono  de penalizaciones.

LA SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONAL DESESTIMA LA DEMANDA
Desestima la AN la demanda interpuesta por la Federación empresarial demandante. Declara la Sala, entre otros pronunciamientos, que en el supuesto enjuiciado no cabe declarar la pretendida nulidad de la DT3a del convenio al no existir el más mínimo asomo de consentimiento viciado que hubiese sido prestado por error, violencia, intimidación o dolo, a que se refiere el art. 1.265 del C.c. Y la interpretación de tal cláusula es clara y no deja dudas sobre la intención de los contratantes (arts. 1.281 y 1.282 del C.c), que no fue otra que la de establecer, en caso de impago de las cantidades resultantes de los incrementos pactados en las tablas salariales del año 2016, una penalización por incumplimiento de pago, consistente en el 50% de la cantidad debida. Ese pacto tampoco puede calificarse de abusivo de derecho, ya que, al tratarse de cláusulas y condiciones negociadas colectivamente por los representantes legales de los trabajadores con la empresa, sin que conste que obedezcan a una imposición impuesta por los representantes de los trabajadores, puesto que los representantes de las empresas, actuando colectivamente a través de sus organizaciones, sí han podido influir en el redactado y contenido de la cláusula.