marquee

Lo Último

viernes, 16 de diciembre de 2016


¿Por qué tienen que subir los salarios? Movilízate 5#razón


¿Por qué tienen que subir los salarios?

 Los salarios (los del sector público, el privado y el Salario Mínimo Interprofesional) tienen un papel clave para dar respuesta a los 3 retos que UGT tiene para construir un proyecto duradero y sostenible de país:

1. reforzar el crecimiento económico y la creación de empleo de calidad.

2. asegurar la financiación de los sistemas de protección social (particularmente el Sistema Público de Pensiones).

3. reducir los ignominiosos niveles de desigualdad y pobreza que se han instalado entre nosotros.

Y 6 son las razones por las que es necesario que los salarios ganen poder de compra.

1. Para reforzar el crecimiento económico y crear empleo de calidad. Se está agotando el impacto positivo de algunos factores extraordinarios que han empujado nuestro crecimiento en los últimos años (la caída a niveles mínimos de los tipos de interés, el petróleo barato, y la electoralista rebaja fiscal del 2016), por lo que el consumo familiar debe ser el motor que empuje el crecimiento. Mantener el consumo familiar requiere ampliar los ingresos de las familias, con más empleo y mejores salarios.

2. Para que los salarios recuperen poder de compra. Entre 2009 y 2013 los salarios reales cayeron 7 puntos. El acumulado de 2009-2016 es una pérdida de 4,8 puntos porcentuales de poder de compra, siendo los trabajadores con menos renta los que en mayor medida han sufrido la caída de los salarios, bien por mermas salariales directas o porque se han visto abocados a peores empleos.

3. Porque los costes laborales han caído mucho debido a la contención salarial. Entre 2009 y 2015 los Costes Laborales Unitarios (CLU) cayeron un 6,3% en España; eso quiere decir que en 2015 a un empresario le costaba un 6,3% menos que en 2009 producir una unidad de su producto. Ese coste se incrementó un 4,8% de media en la zona euro durante el mismo periodo. ¿Es bueno que bajen los costes laborales unitarios? Es dudoso, y en todo caso afecta esencialmente a las empresas exportadoras, que son sólo el 4,6% de las empresas españolas. Lo importante es que tras 7 años de contracción salarial y de costes laborales, las empresas han liberado márgenes suficientes para asumir aumentos salariales que permitan a los trabajadores ganar poder de compra, y deberían buscar nuevas mejoras de costes por la vía de aumentar la productividad a través de factores más estructurales, que incidan en su competitividad exterior.

4. Para equilibrar el reparto de la renta. De 2010 a 2015 la Remuneración de los Asalariados en la Renta Nacional ha caído en 31.100 millones de euros, mientras que las rentas empresariales y de la propiedad han aumentado 7.100 millones. Un cuantioso trasvase de rentas de los trabajadores a las empresas. En las sociedades no financieras el incremento de los excedentes empresariales es más nítida y constante: de 2006 a 2015 han ganado 6,3 puntos de participación en el Valor Añadido Bruto (VAB) (de 36,5% al 42,9%) que es lo que han perdido las rentas salariales (que han pasado del 63,5% al 57,1%)

5. Para combatir las desigualdades y la pobreza. España es el segundo país de Europa en el que más se han incrementado los trabajadores en riesgo de pobreza, después de Hungría, hasta situarse en el 13,1% del total de la población trabajadora mayor de 18 años. La precariedad laboral está alcanzando tales extremos que la percepción de un salario es cada vez menos garantía de poder llevar una vida digna.

6. Para elevar los ingresos de la Seguridad Social, que tiene un déficit de 16.707 millones de euros en 2015 (último ejercicio cerrado). Una de las causas fundamentales de esa falta de ingresos es la precariedad del empleo que creamos, que conlleva bajos salarios y que, por tanto, tienen bases de cotización a la Seguridad Social igualmente bajas. Mejorar el empleo, su cantidad y su calidad, son esenciales para rebajar el déficit de la Seguridad Social y aumentar los ingresos del sistema.

NOTICIAS RELACIONADAS