marquee

Lo Último

viernes, 2 de diciembre de 2016


I COMITÉ CONFEDERAL DE UGT ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ACTUAL

I COMITÉ CONFEDERAL DE UGT ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ACTUAL
La situación política mundial revela un avance importante de los populismos, de opciones políticas y posicionamientos claramente populistas. La reciente elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, la victoria del Brexit en el referéndum británico sobre si abandonar o no la Unión Europea, o el aumento de diputados de formaciones de ese perfil en la mayoría de países europeos responde a ese fenómeno. Pero esta situación no es fruto de la casualidad. Al contrario, ciudadanos desencantados con las fórmulas y soluciones políticas tradicionales buscan en las nuevas formaciones salidas a sus problemas tras años de profunda crisis económica y social.
España no es una excepción y ha vivido durante casi un año una situación absolutamente anormal con un gobierno en funciones tras dos citas electorales ante la fragmentación del parlamento y la imposibilidad de acuerdo entre las diferentes formaciones políticas, con el Partido Popular como la fuerza política ganadora pero con mayoría simple y sin apoyos suficientes para conseguir la investidura del presidente de Gobierno y la formación del mismo. Finalmente, la abstención de la mayoría del grupo parlamentario socialista, propició esa investidura. Ya tenemos Gobierno tras casi un año de incertidumbre política, social y económica en nuestro país, con dos elecciones generales mediante y negociaciones continuas a cuatro bandas. Después de 300 días, juraron sus cargos los nuevos ministros del Ejecutivo diseñado por Rajoy, para al final conformar un equipo continuista, como si fuera la segunda edición del anterior. Una composición de Gobierno que parece lejos de atender a las demandas de la población (7 de cada 10 personas votaron cambio en las últimas elecciones).

Tras ocho años de intensa crisis y seis de políticas de austeridad extrema que han deteriorado el estándar de vida de millones de familias, aumentando los niveles de pobreza y las desigualdades, la mayoría de la ciudadanía anhela un cambio de rumbo que tenga como resultado una mejora de su situación económica, una recuperación de derechos laborales y de las libertades ciudadanas y un fortalecimiento del estado de bienestar de los servicios públicos esenciales. La gestión que los partidos hicieron de los resultados de las elecciones del 20 de diciembre de 2015 impidió conformar un gobierno que diera satisfacción a esos anhelos de cambio. Ahora, tras las elecciones del 26 de junio, los deseos de la mayoría social no han cambiado, pero sus necesidades se han vuelto aún más urgentes
La debilidad parlamentaria del Gobierno, la composición de Las Cortes y, sobre todo, las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas aconsejan una rápida recomposición del diálogo social en su amplia extensión. Diálogo social al que se ha comprometido el propio presidente del Gobierno en el acto de su investidura. En ese escenario, hemos manifestado nuestra voluntad de participar, de una manera exigente, en un nuevo marco de concertación y diálogo que hoy es necesario, en torno a objetivos claros, reales, concretos y de aplicación inmediata en plazos realizables. Y con una premisa previa: que no nos llamen para negociar recortes, porque no nos encontrarán… Descargar/leer el documento completo>>