marquee

Lo Último

jueves, 18 de agosto de 2016


Si entrais en este cuarto es para dos cosas: 1: para follaros: 2: hacernos la pelota, mucho, mucho..,

En pleno periodo vacacional nos encontramos con una de las mayores faltas de respeto de las que tenemos conocimiento en la historia de Prosegur:

"Si entráis en este cuarto es para dos cosas: primero, para follaros, segundo, para hacernos la pelota, mucho, mucho…, esta norma es de cumplimiento obligatorio, quien será el afortunado, yo me estoy tocando."

Esto se podía leer días atrás en la pizarra situada dentro del cuarto de los Inspectores de Prosegur del servicio Grupos Operativos de RENFE. Otra lindeza de estos individuos:

"Quiniela de inspectores: mamarrachos 3 inspectores 0” (los mamarrachos son tres compañeros del servicio que en fechas anteriores fueron sacados del mismo temporalmente como medida de castigo al margen de toda legalidad vigente).

Queda claro que para el que escribió este texto en la pizarra las funciones del inspector de Prosegur se consisten en un ejercicio de caza y acoso y derribo de los vigilantes, que el escribiente denomina “CAZA AL MAMARRACHO”, nada que ver con la idea que tenemos en el sector de seguridad privada de un Inspector de Servicio.

Además de la denuncia correspondiente en la Inspección de Trabajo, en la que hemos solicitado que se de traslado a la Fiscalia ya que a nuestro juicio hay un claro indicio de delito sobre los derechos de los trabajadores, recogidos en el Coligo penal, esta situación se puso en conocimiento de la dirección de Prosegur y es lamentable que aún no hayamos tenido respuesta, además, este repugnante acto tampoco ha tenido respuesta  en el servicio.

Lo más grave de todo este asunto es que la dirección de Prosegur lo protege. No es la primera vez que tenemos noticia de que un Inspector de los Grupos Operativos de Renfe que se jacta de amenzar a un trabajador. Cuando denunciamos que en Prosegur encubren y protegen este tipo de actuaciones no lo decimos por decir, ni por crear controversia, lo decimos porque es intolerable lo que sucede y podemos demostrarlo.

Recientemente se iniciaron dos solicitudes de apertura de expediente por posibles abusos de autoridad de un Inspector del mismo servicio, GOP RENFE, en una de las ocasiones el inspector reconocía, en una conversación, que había amenazado a un vigilante. Que hicieron en la dirección de Prosegur: nada, ni siquiera abrieron el expediente obligatorio por norma convencional de abuso de autoridad con el fin de estudiar las acusaciones y dirimir responsabilidades. En breve ampliaremos aquí la noticia y daremos más datos, aunque, lamentablemente, no creemos que esto cambie una ápice la actitud del inspector ni del departamento de operaciones de Prosegur, departamento del que depende directamente el servicio de inspección.

"Quiniela de inspectores: mamarrachos 3 inspectores 0” (los mamarrachos son tres compañeros del servicio que en fechas anteriores fueron sacados del mismo temporalmente como medida de castigo al margen de toda legalidad vigente)."Si entráis en este cuarto es para dos cosas: primero, para follaros, segundo, para hacernos la pelota, mucho, mucho…, esta norma es de cumplimiento obligatorio, quien será el afortunado, yo me estoy tocando."

Prosegur no sólo no ha impedido que se trate como una mierda a sus vigilantes de RENFE, también ha ocultado y protegido actuaciones como las que aquí describimos llevadas a cabo por algunos mandos intermedios del servicio. Prosegur es culpable por no tomar medidas en varias denuncias de esta sección sindical y de compañeros del servicio.

Con esta actitud lo que Prosegur consigue es que este tipo de personajes se crezca y ponga el listón cada vez más alto, porque se ven intocables, se creen intocables y con permiso para hacer o decir lo que les venga en gana porque saben que no va a haber ningún tipo de castigo o repercusión sobre sus actos o sobre su persona.

Si por parte de la dirección de Prosegur se hubiesen adoptado medidas contundentes en el mes de febrero cuando denunciamos los primeros hechos vejatorios de un inspector hacia un vigilante en los GOP RENFE, posiblemente esto que aquí denunciamos no habría ocurrido. Por ello, desde la sección sindical de UGT señalamos a la dirección de Prosegur de ser culpable de proteger y dar cobertura a estos "CAZADORES DE MAMARRACHOS" ya que no ha hecho nada por impedirlo, ni por corregirlo.

Primero amenazan a los trabajadores y, como no pasa nada, después los se lanzan a cazarlos como mamarrachos y mas tarde son "follados" cuando entran al cuarto, a no ser que hagan la pelota mucho, mucho. Cuando se quedan a solas e imaginan, babeando, la orgía de caza que va a dar lugar, esa imagen, les pone "cachondos y se empiezan a tocar". Todo esto, o conductas similares, en operaciones de Prosegur lo saben y no han hecho nada por evitarlo. Esperamos que haya severas sanciones para todos los implicados, empezando por los responsables de los departamentos, que teniendo conocimiento hicieron la vista gorda.

La dirección de Prosegur debería tomar medidas inmediatas con los autores, sobre todo, para que el resto de la plantilla de Inspectores que si cumplen con su trabajo e intentan hacerlo cada día lo mejor que pueden no se vean salpicados.

Si la dirección de Prosegur no hace nada, nos movilizaremos, los compañeros y compañeras merecen respeto y posiblemente tengamos que movilizarnos en las oficinas donde esta ubicada la empresa familiar accionista mayoritaria de Prosegur o en las oficinas centrales de RENFE. Deben enterarse que los responsables directos de ciertos departamentos de su empresa permiten que algunos subordinados suyos "cacen mamarrachos"que trabajan para ellos, porque gracias al trabajo de esos quienes insultan dan de comer a los dueños de Prosegur, a los mandos de operaciones que lo permiten y  a los mismos inspectores que se dedican a "tocarse cuando cazan mamarrachos". Y ya veremos  qué dice RENFE, que ya tiene conocimiento de los hechos, veremos si también están orgullosos de que en su centro de trabajo se cace vigilantes. Posiblemente en Prosegur tomaran medidas, pero no por los insultos vertidos, no; lo harán por miedo a perder al cliente. 

Llegados a este punto estamos seguros de dos cosas, la primera, que preguntados los inspectores que pasan por ese cuarto, dirán que no han sido ninguno, la segunda, es que los que no han escrito en esa pizarra, pero lo conocían, son tan culpables como los que lo han hecho, porque no lo borraron, ni lo pusieron en conocimiento de sus superiores Son, por tanto, tan partícipes como el que más. La dirección de Prosegur debería tomar medidas inmediatas con los autores, sobre todo para que el resto de la plantilla de Inspectores que si cumplen con su trabajo e intentan hacerlo cada día lo mejor que pueden no se vean salpicados.