marquee

Lo Último

miércoles, 2 de diciembre de 2015


Las empresas de seguridad privada instalaron miles de sistemas sin homologar entre 2011 y 2014


Según denuncia el Sindicato de Trabajadores de la Seguridad Privada, Intersindical STSP, miles de aparatos fueron comercializados e instalados por las principales empresas de seguridad privada sin tener certificados válidos. Así habrían actuado Prosegur y Securitas Direct entre otros. Las irregularidades denunciadas se habrían producido entre 2011 y 2014 y como fruto de las certificaciones sin acreditación emitidas por varias entidades certificadoras.

Instalar material sin homologar es una infracción grave penada, en la Ley de Seguridad Privada vigente, con multas de 3.000 a 30.000 euros. Comercializar productos con la carencia de un certificado emitido por un organismo de control acreditado, podría suponer un delito de estafa, siempre y cuando exista el ánimo del beneficio, influya la circunstancia de utilizar el engaño y el mismo ocasione un perjuicio al consumidor de dicho producto. 

Emisión de certificados falsos

Por otro lado, Intersindical STSP asegura que Securitas Direct, Prosegur y demás compañías del sector habrían emitido reiteradamente impresos a sus clientes, obligatorios por ley, certificando que sus aparatos cumplían unas normas que en realidad no cumplían, si nos atenemos a tres órdenes del Ministerio del Interior que entraron en vigor en agosto de 2011. Ello podría ser constitutivo de delito, según el Artículo 399 del Código Penal. 

A requerimiento de este medio, fuentes de Prosegur han declarado que en cualquiera de sus tres líneas de actividad, la empresa cumple de manera escrupulosa con lo que marca la ley, incluyendo "lo referido a las certificaciones de producto en la línea de Alarmas". Prosegur también hace hincapié en que "hemos comercializado e instalado productos de fabricantes que cumplen con los estándares de producto más exigentes".

Finalmente, aseguran haber gastado más de cinco millones de euros en adaptar los sistemas ya instalados a la normativa que entró en vigor en 2011. ConsumClaro ha tenido acceso a un certificado de un componente de seguridad comercializado por Prosegur que, según informes de Intersindical STSP, no cumple con los requisitos exigidos en España. 

Los siguientes documentos son: un certificado de Telefication para un sensor magnético del fabricante CQR Security y un certificado de la instalación de un sistema de seguridad de Prosegur de 2013 en un almacén de orfebrería, en el que consta instalado dicho sensor. El certificado de Telefication está considerado como un sistema de certificación tipo 1-b de la guía ISO/IEC 67. En España se exige que la producción esté garantizada con al menos un sistema 3 de la citada guía ISO/IEC 67. Es decir que dicho sensor no puede ser comercializado en nuestro país en locales industriales.

ConsumoClaro también ha accedido a otro certificado de una alarma que comercializa Securitas Direct y que no presentaba el sello de la ENAC. Dicha alarma no contó con un certificado con sello de ENAC para su sirena hasta el mes de julio de 2014. Si un solo componente de un sistema de seguridad no está debidamente certificado, el sistema entero se consideraría no homologado. 

Los siguientes documentos son dos certificados consecutivos de Alter Technology Tüv Nord para una alarma que comercializa Securitas Direct en su modelo Verisure. Ninguno de los dos certificados presentaba en su momento sello de la ENAC y en el segundo incluso se especificaba que Alter no era entonces una entidad acreditada para certificar este modelo de alarma. Actualmente esta alarma sí está correctamente homologada. 

Intersindical STSP señala a la UCSP

Las órdenes antes citadas, y que entraron en vigor en 2011, pretendían dar un nuevo marco, más exigente, al ámbito de la seguridad privada en España:

Puedes leer la noticia completa aqui Fuente: eldiario.es