marquee

Lo Último

miércoles, 2 de julio de 2014


PROSEGUR | CONFLICTO COLECTIVO A CUENTA DE LA IMPOSICION DE SANCIONES

Ayer, 30 de junio de 2014, se celebró el juicio que el Comité de Empresa de Prosegur España Sl-Madrid, interpuso, por iniciativa de la Sección Sindical de UGT, debido a la negativa constante por parte de la empresa a aplicar el reglamento de sanciones que ella misma firmó.en el año 2000.

Este reglamento supuso, en su momento, un avance en la defensa de los derechos de los trabajadores de Prosegur, pues garantizaba que las sanciones por falta grave y muy grave pasaran por el dictamen de los representantes legales de los trabajadores que, junto con losrepresentantes de la empresa forman la Comisión de Sanciones.
Inexplicablemente, además del presidente del comité de empresa, la única sección sindical que se personó en el juicio fue la de UGT, pese a que, es éste un asunto de gran trascendencia para todos los trabajadores de Prosegur en Madrid, pues la aplicación de ese reglamento supone un límite importante para la empresa a la hora de imponer sanciones que, a mi juicio, muchas veces son injustificadas y lindan la arbitrariedad.

Obviamente, la empresa no quiere aplicar ese reglamento y de hecho, que yo sepa, no lo ha aplicado nunca, por ello, cuando hace unos años empecé a representar a los trabajadores como delegado de UGT en la mencionada comisión y tuve conocimiento de la existencia del acuerdo, uno de mis empeños ha sido que se aplicase y, ante la negativa constante a hacerlo, desde UGT promovimos en el comité de empresa
demandar a la empresa por dicho incumplimiento.

En el juicio de ayer, la jueza nos explicó que el acuerdo lo tienen que cumplir pues es un acuerdo legítimo y no tiene sentido que se dicte una sentencia sobre un acuerdo que la empresa firmó en su
momento y debe cumplir, por lo que nos instó a desistir del juicio y a interponer otra demanda en la que solicitemos de la justicia cuál es la interpretación correcta del reglamento: si éste obliga a la empresa a que todas las sanciones graves y muy graves se vean en la comisión antes de imponerse a los trabajadores o si, como sostiene la empresa esa cláusula del reglamento no tiene validez y, por lo tanto, no estaría obligada a cumplirla.

Desde UGT valoraremos la conveniencia de imponer esta demanda pero desde ya aconsejamos a todos los trabajadores que no estén de acuerdo con las sanciones que les pudiera imponer la empresa a que se pongan en contacto con nosotros pues, como a nuestro parecer, ésta utiliza la potestad sancionadora según su peculiar entender, probablemente sean
impugnables esas sanciones en los tribunales en base al mencionado
incumplimiento que del reglamento de sanciones hace la empresa, pese a
haberlo suscrito en su momento.