marquee

Lo Último

domingo, 2 de febrero de 2014


Los trabajadores del sector de la seguridad privada nos vamos a enfrentar, esta semana que vamos a empezar, a un momento crucial para nuestro futuro y el de nuestras familias.


Como a nadie que tenga alguna relación con el sector se le escapa, tras seis años de continuados sacrificios y ejercicio de responsabilidad por parte de los trabajadores y de irresponsabilidad, avaricia, afán de rapiña e ineptitud por parte de los empresarios y dirigentes de las patronales del sector, otra vez quieren aplicar la receta que tan buenos resultados les ha dado para salvar la supuesta mala situación creada por su propia incapacidad y seguir consolidando su margen de beneficios a costa de nuestro sudor y el pan de nuestras familias.
Para salir al paso de sus problemas de competitividad han optado por la vía fácil: se bajan los precios a los clientes y luego se arregla el descuadre producido en los márgenes de beneficios bajando el salario a los trabajadores. Los dueños de las empresas, sean quienes sean, tan contentos; natural, siguen ganando lo mismo. Mientras nosotros, los trabajadores, y nuestras familias soportando penalidades.
Hasta ahora completaban esta estrategia con la táctica del miedo. Oportunamente, cada vez que tocaba renegociar el convenio y poner al día los compromisos que habían aceptado voluntariamente, iniciaban una campaña de descuelgues de convenio e intentos de firmar convenios de empresa en la que se utiliza a las pequeñas y medianas empresas del sector y sindicatos creados por ellos mismos con el fin de obligar a las organizaciones sindicales más representativas a la firma coaccionada por el miedo.
Como pasa con el matón de barrio, el cacique o el gánster, llega un momento en el que hay que plantarle cara pues lo que está en juego son ellos o nuestra supervivencia. Algo similar sucede con la situación de nuestro sector: con esta gente cuanto más aumenta el beneficio empresarial, más disminuyen nuestras condiciones de supervivencia. Por eso, debemos dejar el miedo a un lado, estar unidos y plantar cara, a cara de perro, pues no van a parar en sus pretensiones y aliados con su brazo político en el gobierno pretenden que seamos nosotros, los trabajadores, los que paguemos sus desmanes.
Éstas, compañeras y compañeros, son razones más que suficientes para decir de una vez ¡BASTA YA!; empezad acudiendo a la asamblea informativa el próximo 4 de febrero a las 10:00 horas y a las 16:00 a la Asamblea de Trabajadores del Sector que se celebrará en el Salón de Actos Marcelino Camacho sito en la sede de CCOO en la calle Lope de Vega, 40 y acudamos masivamente el día 7 de febrero a la Concentración de Trabajadores/as frente a la sede de la patronal APROSER, la mayor, del sector, sita en la calle Marqués de Urquijo, 5