marquee

Lo Último

lunes, 20 de enero de 2014


EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

Recientemente se han difundido por las televisiones una grabación de una supuesta paliza y actuaciones vejatorias de dos Vigilantes de Seguridad a dos turistas franceses el pasado 30-12-2013 en el centro comercial Carrefour de Torrevieja.

La reacción mediática que se desató en los distintos medios de comunicación -no solo con fines informativos- es comprensible ante la naturaleza de los hechos denunciados, graves y muy sensibles para la opinión pública, algo que acontece no solo en este caso, sino en cualquier otro con relevancia o "curiosidad" pública o periodística. Como es notorio, ha sido objeto de atención por la prensa de ámbito provincial y nacional, con un efecto de clonación que generó una aparente abundancia informativa basada en la redundancia.

Aunque la libertad de comunicar y recibir libremente información por cualquier medio de comunicación está reconocida en el art. 20.1.d) de la Constitución Española, la grabación ha generado titulares de prensa acompañados de juicios paralelos a estos compañeros, con elementos valorativos de opinión y graves críticas a su supuesta impericia profesional, estando vaciada esta crítica de todo contenido suficientemente contrastado, perdiendo su legitimidad y naturaleza de crítica positiva para convertirse en ataque a todos los profesionales del sector de la seguridad privada, ya que su contenido, forma y características de su divulgación, hacen desmerecer la consideración que la opinión pública tiene de la profesionalidad de todo el colectivo de Vigilantes de Seguridad.

Además, la crítica a la pericia profesional de estos Vigilantes de Seguridad se ha convertido en ilegítimay ataqueal difundirse como probadauna conducta de parcialidad profesional, incompetencia y actividades caciquiles, apartándose intencionadamente de la realidad, perdiendo la noticia su necesaria neutralidad, con unos comentarios que no han resultado acreditados.

 Desde el Sector de Seguridad Privada de FeS - UGT Murcia no vamos a prejuzgar en modo alguno la actuación de estos Vigilantes de Seguridad, tras la difusión interesada de unas imágenes sacadas de contexto.

La personal versión de la pareja denunciante, obviamente favorable a sus propios intereses, no puede prevalecer sobre la apreciación imparcial y debidamente motivada del órgano judicial, quien deberá valorar el contenido de las pruebas de instrucción, los atestados, los informes periciales, declaraciones testificales y el material probatorio de las videograbaciones.

Y debemos recordar, acerca de las declaraciones prestadas en los actos de Juicio, que es función del Juez de instancia como esencia misma de la acción de Juzgar, valorarlas y otorgar mayor credibilidad a una de ellas, sin que se viole la igualdad ante la Ley por dar mayor credibilidad a un testimonio frente a otro de signo contrario.

Desde el Sector de Seguridad Privada de FeS - UGT Murcia apoyamos sin fisuras la presunción de inocencia de los Vigilantes involucrados en este incidente, y no ponemos en tela de juicio, como si lo ha hecho otro sindicato, su profesionalidad e integridad en el cumplimiento fiel de las tareas que les son propias en el desempeño de sus funciones.

Finalmente decir que hubiéramos deseado que ningún sindicato se hubiera lanzado a criminalizar a estos compañeros sin comprobar primeramente la fiabilidad de la información publicada en los medios, y en segundo lugar, sin conocer la secuencia real de los hechos y sin escuchar la versión de los propios Vigilantes de Seguridad del centro comercial.

Como siempre, un cordial saludo

ANTONIO QUESADA
SECRETARIO SECTORIAL DE SEGURIDAD PRIVADA y SERVICIOS AUXILIARES